Destinos Dublín Europa Inicio

DUBLÍN: Que ver (1/2)

DUBLÍN: Que ver (1/2)

Dublín es la capital de la República de Irlanda, y una de las ciudades más pobladas del país, aunque a pesar de eso, es una ciudad que se puede visitar en un fin de semana o 3 días.

Es la ciudad de los pubs y tabernas Irlandesas, de la cerveza Guinness, de literatos tan importantes como Oscar Wilde, Jonathan Swift  o James Joyce (creador de la famosa novela Ulises), también de grandes premios Nobeles como William Butler Yeats o Samuel Beckett, de edificios emblemáticos e históricos y  platos tan típicos como el Irish Stew o el estofado de ternera con cerveza guinness,  y con un clima totalmente imprevisible, que tanto llueve como  sale el sol.

Esta vez quiero explicaros algunas de las visitas indispensables en esta ciudad.

PHOENIX PARK

Phoenix es un parque urbano inmenso, consta de 714 hectáreas de zonas verdes, jardines, por lo que es el pulmón de Dublín.

Fue creado en 1662 como reserva de ciervos. Actualmente, estos animales son uno de sus atractivos; ¡aunque son algo tímidos y no se dejan ver con facilidad!

En él te puedes perder horas y horas, (recomiendan como unas 3 o 4) y relajarte por todos sus rincones, y al mismo tiempo conocer lugares como:

  • La columna de Phoenix, dedicada al ave Phoenix.
  • El Wellington Testimonial: Un obelisco de casi 63 metros de altura, dedicado al duque de Wellington, es el más alto de Europa.
  • El Papal Cross: Una cruz gigante dedicada a la misa que celebró el papa en 1979 delante de 1,25 millones de personas.
  • Áras an Uachtaráin: Residencia oficial del Presidente de Irlanda.
  • El Victoria People’s garden: Gran zona ajardinada del parque.
  • Además del Zoo de Dublín.

 

La mejor manera de recorrer el parque es alquilando una bicicleta en una de las   muchas tiendas que hay cerca del parque, eso sí, es recomendable llevar un buen chubasquero, por si acaso.


LA FÁBRICA GUINNESS

La fábrica se construyó el 1904 para la fermentación de la famosa cerveza Guinness. Desde el año 2000 es, también, un museo donde ofrecen una visita que permite conocer el proceso de elaboración de esta conocida bebida, y las campañas publicitarias que se han hecho a lo largo de toda su historia;  además  de una cata con juegos interactivos, e incluso, podrás tirar tu propia pinta y obtener el diploma correspondiente.

En la 7ª planta está ubicado el GRAVITY BAR, donde se puede disfrutar de unas vistas panorámicas de 360º de toda la ciudad.

Recibe más de 4 millones de visitantes al año, lo que la convierte en uno de los lugares más visitados de la ciudad.

Como curioso, el fundador Arthur Guinness, firmó un contrato de alquiler de unas 45£ al año, durante 9.000 años, ¡y aún no han transcurrido así que imaginas lo rentable que es para la Guiness.


EL PUENTE DEL MEDIO PENIQUE (Ha’penny bridge)

Este puente se llama así porque era el precio que tenían que pagar los que querían cruzarlo. Antes que construyeran el puente sólo se podía acceder al otro lado del río Liffey con unos ferrys que estaban en muy mal estado.

En él es muy común, como pasa en muchos puentes de otras ciudades, que los enamorados dejen un candado con sus nombres, costumbre que, según dicen, el culpable de la misma es el escritor italiano Federico Moccia, por su obra “Tengo ganas de ti”.

Desde aquí nos dirigimos al famoso barrio:

TEMPLE BAR

Es el mítico barrio. Se encuentra limitado entre el Río Liffey y la calle Dame Street. Hace 40 años era una parte muy degradada de la ciudad, nada que ver con lo que es hoy en día. Toda esta zona está adoquinada, llena de pubs, librerías, teatros, galerías de arte, y un inmenso número de tabernas donde tomar una buena pinta.

 

Está considerada la zona con más ocio y ambiente de toda la ciudad, y la que conserva aún el espíritu más irlandés.

Encontramos pubs tan míticos como el “THE PORTEHOUSE “, en el que podemos probar su cerveza artesanal mientras escuchamos música en directo, o el “TEAC NA CÉIBE”, esencia del clásico pub irlandés.

No olvides hacerte una foto en el pub que lleva el nombre del barrio; muchos turistas piensan que el pub lleva el nombre por ser el primero, pero lo cierto es, que los propietarios del local hicieron un buen marketing, y le pusieron ese nombre para tener un buen tirón turístico. ¡Háztela que es una buena turisteada de esta ciudad!!!


DUBLIN CASTLE

Es el punto por el que empezar a recorrer el Dublín más antiguo e histórico. Data del siglo XII y a lo largo de su historia ha pasado de ser un asentamiento vikingo, a fortaleza militar, cárcel o centro del poder británico en el país, ya que era la sede del gobierno inglés.

Hoy en día se conserva poco del antiguo castillo original, tan sólo la gran torre medieval. Actualmente es el lugar donde se celebraban las recepciones y acontecimientos estatales del país


CATEDRAL DE SANTÍSIMA TRINIDAD (La catedral de Christ Church)

Es la catedral más antigua de las dos que tiene esta ciudad.  Uno de los puntos interesantes es la gran cripta del siglo XII, que es una de las estructuras más antiguas de Dublín, y una de las más grandes de Europa.

La iglesia tiene 19 campanas y al menos una de ellas está ahí desde el 1038.

Fue, en su origen, un asentamiento vikingo y, justo enfrente de la catedral, en el suelo, hay un mural que muestra cómo era y se organizaba este pueblo. También, justo en el edificio, hay un puente que comunica la iglesia con el Synod Hall que alberga el museo de las exposiciones vikingas, el DUBLINIA.

Cerquita de aquí vi algo que me llamó mucho la atención, la gran cantidad de casas con puertas de colores, que hay por toda la ciudad. Según explican, puede ser debido a dos historias:

  • Una, habla de un buen irlandés, que una noche después de beber litros de alcohol, llegó a su casa borracho como una cuba, se encontró a su esposa con otro hombre y los mató, pero al día siguiente, al despertarse, se dio cuenta que no era ni su casa ni su mujer… qué horror verdad! Ante este hecho, los vecinos decidieron pintar las puertas de sus casas de diferente color, y así, evitar confusiones.
  • La otra anécdota narra que, al morirse el marido de la reina Victoria, ésta ordenó pintar todas las puertas de negro en señal de duelo, y los irlandeses, pueblo que tenía ansias por tener su independencia del Reino Unido, en señal de rebeldía, las pintaron de esos colores tan llamativos, todo un acto de rebeldía!!!

 

Eiii!!! ¡Ahora tómate un descanso y ve a beber una buena pinta. !!! Cheers!!!

En breve continuo….

 

¿Qué te ha parecido? ¿Te animas a coger un vuelo hacia Dublín? ¡Espero que sí, te encantará igual que a mí!!!

¡Hasta el próximo lugar!!!

 

2 Comments

  • Reply

    xenia

    febrero 7, 2017

    Me ha encantado volver a revivir la historia de esta maravillosa ciudad. Mireia leyendo éste post nos hace viajar y volver en situ virtualmente, que guay!!! Gracias por compartir con nosotros tus vivencias.
    Xenia.

    • Reply

      Acualquierlugar

      febrero 8, 2017

      Que bien sienta, leer estas cosas, muchísmas gracias!!!
      Dublín es una ciudad muy magica, y vale mucho la pena perderse por cada una de sus calles!.
      Muchas gracias Xenia_196@hotmail.com

Leave a Reply